BOREOUT = Aburrimiento en el trabajo una realidad que no vemos

Uno de cada 10 trabajadores, con el síndrome de Boreout



En México, simular que se trabaja cuando no se tiene nada que hacer genera más estrés que la sobrecarga laboral, lo que remite a un padecimiento llamado de “aburrimiento extremo” en el empleo.
Más de 10 por ciento de las personas que trabajan en México padece el síndrome de Boreout (aburrimiento extremo) relacionado con el tedio, desinterés e infraexigencia por estar sobrecalificados en las labores que realizan en sus oficinas.
De acuerdo con un estudio de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial (GMSI), simular que se trabaja cuando no se tiene nada que hacer genera más estrés que la sobrecarga laboral y remite al síndrome de Boreout, que desencadena depresiones graves y es más común en oficinas que en otros ámbitos.


Cuando el trabajo no ofrece retos a quien lo realiza ni desafía la inteligencia de quien ejerce determinada función, se comienza a caer en una gran apatía y desinterés, señala la investigación.


Destaca que se opta por buscar los que denomina “distractores de tiempo”, como recurrir a internet y chatear (58 por ciento), bajar música (57 por ciento), actualizar o visitar redes sociales (48 por ciento), escribir correos electrónicos con mensajes familiares o sociales (38 por ciento), bajar imágenes (27 por ciento), escuchar música (26 por ciento), ver videos musicales (20 por ciento), juegos en la red (10 por ciento) o bajar videos musicales (10 por ciento).


El síndrome de Boreout consistente, explica la investigación de GMSI, no sólo lesiona al empleado que lo padece al generarle aversión al trabajo y desencadenar múltiples daños psicosomáticos, sino que implica múltiples gastos a la empresa por permanecer más horas que las planeadas en el lugar laboral y generar un mal ambiente donde priva la apatía y pereza y hay empleados que deambulan de un lado a otro interrumpiendo a los demás.


“No se han cuantificado los costos de este síndrome en el trabajo, pero tiene una incidencia de al menos 8 por ciento en el atraso de proyectos cruciales, se relaciona con la nula presentación de nuevos planes productivos y se identifica con continuos frenos al cumplimiento de las metas de ventas o producción, por ejemplo. Es uno de los ladrones fantasma en la oficina”, refiere el documento.


Mal contagioso


La persona que padece Boreout “contagia” a sus colegas de trabajo, quienes de manera inconsciente se suman paulatinamente a las manifestaciones de aburrimiento o desinterés.


Curiosamente, se observa que después de los ilícitos internos tiende a crecer el fenómeno de pereza generalizada en el personal. De alguna manera lo relacionamos con la ética presentada en la empresa”, menciona.


El promedio de horas “muertas” provocadas por el síndrome de Boreout en las oficinas mexicanas es en promedio de dos al día, lo que representa 40 horas inactivas al mes y genera un comportamiento extraño: quienes lo padecen suelen permanecer horas extras o postergar vacaciones para “resarcir” la culpa por inactividad.


Es común que quienes sufren de este síndrome se muestren “muy ocupados” dando vueltas por la oficina con documentos en blanco e incluso suelen llevarse trabajo a casa.


“Cuando alguien no puede realizar su trabajo en el tiempo estipulado es un indicador de que algo anda mal: o no está calificado para realizar esa labor o el trabajo se encuentra por debajo de sus capacidades”, refiere el documento.


GMSI destaca en su investigación que en los lugares donde se presenta este fenómeno no se alienta la creatividad laboral o se desconoce la delegación de responsabilidades.


El documento advierte que el síndrome es común en empresas que tienen nula o poca capacidad de supervisión. Además, lo padecen tres hombres por cada mujer, la edad más común es de 18 a 25 años y las profesiones más propensas a padecerlo son las eminentemente creativas, pero restringidas a trabajos rutinarios, como abogacía, periodismo, arquitectura, arte y similares, refiere.






Síntomas


Cuatro o más de las siguientes señales identifican a los trabajadores que padecen Boreout:


Está privado por completo de las tareas del trabajo.


• Se siente poco motivado o aburrido.


• Continuamente finge estar ocupado.


• Está cansado y apático después del trabajo a pesar de que no experimentó estrés en la oficina.


• Está insatisfecho con su labor.


• No le encuentra sentido a su trabajo.


• Podría completar sus tareas más rápido de lo que las hace.


• Tiene miedo a que por su situación laboral le bajen el sueldo.


• Envía correos electrónicos a sus colegas durante las horas laborales.


• Tiene poco o ningún interés en lo que le toca desempeñar.


Autor : Hugo Hernández Ramos 
Fuente: Milenio.com  http://goo.gl/QDCj0
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

BREVE RESUMEN DE LA HISTORIA DE LA HIGIENE OCUPACIONAL EN VENEZUELA

SERVICIOS MEDICOS O SERVICIOS DE SEGURIDAD Y SALUD???

Diferencia entre seguridad e higiene industrial